lunes, 26 de mayo de 2014

Las golondrinas que aprendieron a abrir la puerta del garaje

Tal y como nos cuenta Grant Hughes, el usuario que lo ha colgado en YouTube, las golondrinas hicieron sus nidos en el subterráneo antes de que este fuera transformado en un aparcamiento de bicicletas con puertas automáticas. Es decir, puertas cuya apertura se controla mediante sensores de movimiento.
Salta a la vista que las simpáticas okupas no tienen un pelo (ups, una pluma) de tontas: rápidamente aprendieron el truco de aletear frente al sensor.
Lo vi en el recomendable Why Evoution Is True:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada