martes, 23 de mayo de 2017

La homeopatía no es rentable

sedatif
Ya no está a la venta "porque no es rentable".
Seguro que muchos de vosotros estáis ojipláticos con el título que, desde ya os digo, rebosa sarcasmo. Os comento de qué va el asunto:

Al comienzo de una charla que he impartido muchas veces cometo un "suicidio homeopático", consistente en ingerir todo el contenido del envase de un "medicamento homeopático". Días antes me dirijo a la farmacia de mi barrio y pido una caja de Sedatif PC de cuarenta comprimidos (ya lo he superado, pero las primeras veces me sentía cortado por comprar semejante cosa, algo parecido a lo que sentía en mi adolescencia las pocas veces que fui a por condones). Pues bien, hace unos días quise comprar la cajita de siempre y no quedaba. "Tranquilo, Carlos, lo pido ahora a la distribuidora y mañana mismo lo tienes", me dijo la boticaria. Marcó el teléfono y le oí decir, tras hacer el pedido: "¿Cómo?... Vale, si acaso te llamo en unos minutos".

Y ahora viene lo bueno. Resulta que no le podían enviar el Sedatif PC 40 comprimidos porque - así se lo habían dicho, textualmente- ¡no les sale rentable!

Analicemos la situación. Los comprimidos contienen:

Aconitum napellus 6 DH
Belladonna 6 CH
Calendula officinalis 6 CH
Chelidonium majus 6 CH
Abrus precatorius 6 CH
Viburnum opulus 6 CH

Estas plantas silvestres son los principios activos. En un comprimido de 300 mg de Sedatif PC el excipiente (lo que se pone en un medicamento para mejorar el sabor, darle un volumen adecuado, evitar que se nos deshaga entre los dedos, etc, es decir lo que NO es medicamento) tiene la siguiente composición:

Sacarosa, 225 mg, lactosa 75 mg.

Lo que suma... los 300 mg del comprimido. La sacarosa es el azúcar que añadimos al café y la lactosa el azúcar natural de la leche. ¿Dónde están los principios activos? Pues estar están... pero poquito, muy poquito. Cada uno de ellos se machaca separadamente para obtener lo que los homeópatas llaman "tintura madre", y con ellos preparan diluciones seriadas.

El Aconitum se ha diluido decimalmente seis veces (6 DH), lo que significa que se toma un ml de la tintura madre y se disuelve en 9 ml de agua, se agita (se sucusiona, dicen estos curanderos), se toma de esta mezcla 1 ml y se mezcla con 9 ml de agua... el proceso se repite 6 veces, de ahí lo de 6 DH. El resto de las tinturas madre se diluyen centesimalmente, en un proceso similar pero que, en cada paso, mezcla 1ml con 99 ml de agua. Unas disoluciones muy altas.

Tomando como punto de partida el número de Avogadro, que se estudia en 3º de ESO, se puede llegar a la conclusión de que a partir de la dilución 12 CH ya no queda ni una molécula del principio activo, por lo que en el Sedatif sí que hay principio activo. Sin embargo su concentración es tan baja que ni los mejores aparatos de análisis químico de que disponemos en la actualidad son capaces de detectarlos, ni siquiera el Aconitum, el menos diluido. En este vídeo del programa Escépticos dedicado a la homeopatía se puede ver perfectamente (a partir del min. 23.47):



En definitiva, un comprimido de Sedatif PC contiene 0,3 gramos de azúcar. La última vez que compré una caja de 40 comprimidos pagué por ella 8,40 euros. Doce gramos de azúcar a 8,40 euros supone pagar azúcar a 700 euros el kilo, bastante más que si compras un kilo en el súper.

"No es rentable", le dijeron a la farmacéutica, por lo que me ofreció la opción de comprar el envase de 90 comprimidos, que sí siguen fabricando. De hecho, en la web de Boiron, el fabricante, el Sedatif comprimidos ya solo aparece en esta presentación. Así que cada vez que alguien se lleva una de estas cajas se lleva más del doble de azúcar que si se llevara la de 40. Tontos no son, no.

Podía haber comprado una caja de 90 caramelitos, pero no me apetecía ni pagar tanta pasta (evidentemente vale más que una de 40), ni llenarme la tripa con tanto azúcar ni con el agua correspondiente para ingerirlos (me los tomo a puñados intercalando tragos de agua). Al final opté por la presentación en gránulos, menos espectacular (son bolitas pequeñas) y me "suicidé" con ellos. Parece ser que los gránulos sí que les resultan rentables, ya que vienen 8 gramos en el envase y cuestan 12 euros; 1500 euros el kilo.

Que vender azúcar a 700 euros no sea rentable solo se explica por una avaricia infinita. Claro que es más rentable vender cada vez una cantidad mayor de azúcar, aunque el precio sea relativamente menor (todavía azúcar carísimo), o venderlo en menos cantidad a 1500 el kilo. Pero eso de que el envase de 40 no sea rentable, no sé yo.

A lo mejor tienen razón los homeojetas de Boiron, pero el año 2015, a pesar de que sus ventas cayeron en Europa, tuvieron unas ventas por un valor de más de 600 millones y terminaron el ejercicio con un valor en bolsa de 1390 millones de euros, según leo en CincoDías. Una empresa con unos datos similares a los de algunas multinacionales farmacéuticas, tan denostadas por los amigos de las "medicinas" alternativas. No es rentable el azúcar de lujo, no...

Ojalá fabricar homeopatía sea, más pronto que tarde, poco rentable. Y que el motivo sea que la gente se dé cuenta de que la homeopatía no es otra cosa que un timo sanitario fenomenal, digan lo que digan los profesionales del homeotimo.

Si quieres dar más visibilidad a esta entrada, puedes darle un voto en Menéame. ¡Gracias!

Salud.

martes, 16 de mayo de 2017

Resuélvelo más fácil sin Pitágoras, la solución

Recientemente os puse el siguiente acertijo:


Me comenta el profesor que unos segundos después de verlo, un alumno dio la solución correcta y dijo que no hacía falta resolverlo utilizando el Teorema de Pitágoras. El libro del profesor lo resuelve, con este teorema, calculando progresivamente las hipotenusas como los catetos de cada nuevo triángulo.

¿Te animas a encontrar la solución de ese alumno?

La respuesta, ahí debajo, tras el corte:


jueves, 11 de mayo de 2017

Resuélvelo más fácil sin Pitágoras

Este es un ejercicio que viene en la unidad dedicada al Teorema de Pitágoras de 2º de ESO:


Me comenta el profesor que unos segundos después de verlo, un alumno dio la solución correcta y dijo que no hacía falta resolverlo utilizando el Teorema de Pitágoras. El libro del profesor lo resuelve, con este teorema, calculando progresivamente las hipotenusas como los catetos de cada "nuevo" triángulo.

¿Te animas a encontrar la solución de ese alumno?

La respuesta la pondré próximamente. Para evitar spoilers (con perdón), modero los comentarios.

martes, 9 de mayo de 2017

Sobre el agua embotellada ¡bien por el Gobierno de Navarra!

Y más en concreto por su Departamento de Educación, que desde hace unos años prepara unas pruebas de evaluación diagnóstica para todos los estudiantes de 2º de ESO en las que se analizan las competencias en comprensión lectora, matemáticas, inglés y ciencias.

En mi humilde opinión el consumo de agua embotellada es un pijerío absurdo por lo antieconómico (para el consumidor) y por lo antiecológico; al respecto podéis echar un vistazo a estas dos entradas que publiqué hace un tiempo:

Embotellada: más bacterias que la del grifo.
La historia del agua embotellada.

Pues bien, atentos al siguiente texto incluido en la prueba de competencia científica:

Agua embotelladaAgua mineral

Y esta es una de las preguntas relativas al texto:

Consumo agua embotellada

La respuesta correcta (según el Departamento de Educación, ole y ole): No, porque no hay evidencias científicas.

Una vez más, salud y pensamiento crítico.

jueves, 4 de mayo de 2017

Iridopuntura, la terapia alternativa fruto de la unión de la iridología y la acupuntura

iridología

Me pregunto por qué no se les ha ocurrido a los "profesionales" de las terapias alternativas, y se me tiene que ocurrir a mí, que soy un escéptico, un malvado talibán de la ciencia. Pues nada, que aquí hago pública mi ocurrencia de combinar dos mierdicinas alternativas, por si algún "terapeuta" quiere especializarse en ello. ¿Su nombre? Iridopuntura, la terapia alternativa fruto de la unión de la iridología y la acupuntura.

Para los que no sepáis en qué consisten estas dos agresiones a la salud, ahí va unos fragmentos de información copiados de páginas web (que no os enlazo, ya perdonaréis) de especialistas en la cosa:

"La iridología es la ciencia (sic) que estudia la salud del cuerpo humano a través del iris. El iris es la ventana hacia el resto del cuerpo, y a través de él, podemos identificar y localizar las enfermedades y dolencias. También nos muestra nuestros patrones genéticos, e incluso, nuestra tendencia psicológica. El iris es, por tanto, una importante fuente de información  revelada a través de sus signos, formas y colores. También denominada iridiología, iridiagnosis o irisdiagnosis, la iridología es una ciencia (otra vez sic) por medio de la cual el médico precisa, por las marcas o señales en el iris del ojo, las condiciones que reflejan los órganos corporales".

Es decir, se trataría (nótese el condicional) de una técnica de diagnóstico de enfermedades si no fuera porque tiene menos fundamento que un paracaídas de plomo. El patrón del iris se determina durante el embarazo y apenas sufre cambios después del nacimiento, aunque puede haber ligeras variaciones en el color. Sí que es cierto que lo alteran algunas enfermedades del ojo, como el glaucoma, pero nunca, pongamos por caso, una afección en el páncreas como afirman los iridólogos. Este es un mapa iridológico, el sinsentido en que se apoya la cosa:

mapa iridología


En cuanto a la acupuntura:

"La acupuntura es una terapia energética cuyo origen se remonta a China y que utiliza las agujas como medio para desbloquear el flujo de energía con el objetivo de restaurar la salud del paciente".

Atentos, que hay variantes sobre la original, que te llena el cuerpo de pinchazos; ahí van algunas:

"Manopuntura o acupuntura coreana. En este tipo de acupuntura se utilizan puntos energéticos ubicados en las manos, que se corresponden con los órganos del cuerpo.

Auriculopuntura. En este caso los puntos de trabajo, que se corresponden con los diferentes órganos, se encuentran ubicados en el pabellón de la oreja.

Podopuntura. Los puntos energéticos que representan a los órganos corporales se sitúan en las plantas de los pies".

La acupuntura pretende ser una técnica curativa que no tiene ni pies ni cabeza. Por lo del flujo de energía, flujo que no existe, y por lo de que hay puntos (en el cuerpo, en la oreja, en la mano, en el pie...) donde terminar con el bloqueo del flujo de energía que produce la enfermedad. Señores, las enfermedades tienen muchos orígenes que no tienen nada que ver con esta mamarrachada.

Y otra vez con la bobada de que los órganos del cuerpo están representados en una parte concreta del cuerpo. Este es el mapa de los pies según esta doctrina:

reflexoterapia

Y ahí va mi propuesta, que para estas alturas supongo que todos habéis adivinado: si la acupuntura consiste en clavar agujas en los lugares donde están representados los órganos del cuerpo para con ello curar sus dolencias, y estos lugares son las manos, las orejas o los pies, ¿por qué se olvidan del iris, esas hermosas ventanas hacia el interior del organismo? ¿Por qué no la iridopuntura? Ahí lo dejo.

Salud y pensamiento crítico.

jueves, 27 de abril de 2017

El vídeo de Wegener, "el Darwin de la geología"


Un interesante vídeo animado que encuentro en Aeon, sobre la vida de Alfred Wegener, del que en mis clases suelo decir que es a la geología lo que Charles Darwin es a la biología.

Wegener fue el primero que propuso, con argumentos científicos, que los continentes estuvieron unidos en el pasado y que mediante la "deriva continental" se habían desplazado hasta su posición actual. En su teoría tuvo un fallo -absolutamente comprensible para los conocimientos de su época- que es el texto que aparece al final del vídeo y que no ha sido traducido:

"En la década de 1970, evidencias abrumadoras convencieron a los científicos de que Wegener tenía razón: los continentes se mueven.
Pero los continentes no derivan sobre el fondo oceánico, como Wegener supuso. Son las placas de la corteza las que flotan sobre el manto.
En la actualidad, la teoría de la tectónica de placas es un prinicipio fundamental de las ciencias de la Tierra".

Por cierto, hablando de traducciones, podéis ver el vídeo subtitulado en castellano, pero de una forma tan horrible que, si sabéis un poquito de inglés, mejor ni lo leéis:

miércoles, 19 de abril de 2017

No reenvíes mensajes como este, por favor

Habría preferido ignorarlo, pero es ya la tercera vez que lo recibo en el Whatsapp, y no me extrañaría volver a recibirlo, o toparme con él en el Facebook, o en alguna otra red social:

El cuerpo grita lo que la boca calla

El cuerpo grita lo que la boca calla

El cuerpo grita lo que la boca calla


Como es la tercera vez que lo recibo, decía, me temo que se está expandiendo como la pólvora y, como esta, causando estragos a su paso.

Parece ser que el señor Nelson Torres existe, y hasta puede que sea experto en psico-neuro-inmunolinguística (sic). También es posible que sea el único experto del mundo en este campo, pues al buscarlo en Google solo aparece él. ¿Un gurú de una nueva pseudoterapia? Hmmm...

A lo que íbamos. Que no reenvíes contenidos como este. Si lo lees con atención verás que no es un mensaje bello, sino más bien todo lo contrario. Fíjate de qué sutil manera carga las culpas de la enfermedad al enfermo. Selecciono algunas perlas:

La diabetes invade cuando la soledad duele.
Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.
El cáncer mata cuando no perdonas.

¿Qué, cómo te quedas? Que se sepa, la diabetes se produce por un defecto en la elaboración de la insulina o en la incapacidad de utilizarla correctamente. Conozco a mucha gente con este problema con un montón de amigos. El dolor en las rodillas puede deberse a muchas causas (artritis, por ejemplo) pero entre ellas no está, te lo aseguro, el orgullo. Y la frasecita del cáncer... creo que no hace falta hablar del origen de este conjunto de enfermedades, pero de ahí a acusar al que no logra superarlo con lo del perdón... Mamarracho es lo más suave que se me ocurre para describir al Doctor Torres.

Y la segunda parte del texto tampoco tiene desperdicio. Una auténtica porquería empapada en almíbar que se quiere hacer pasar por la receta de la vida sana: unas ganas terribles de superar la enfermedad, con el apoyo de familia, amigos y fe. Terreno abonado para las pseudomedicinas del buen rollito, y que le den a la medicina de verdad. Autoyuda de tercera división (la de primera, si es que eso existe, es también de asco). Si reenvías el mensaje no le harás a nadie ningún bien, sino todo lo contrario.

Salud y pensamiento crítico.

jueves, 6 de abril de 2017

La pérdida del mundo natural.

Mary Roach
"La gente no puede imaginarse cuánto echaría de menos el mundo natural si llegara a perderlo. He leído sobre tripulantes de submarinos que suelen ir a la sala del sonar para escuchar las canciones de las ballenas y los sonidos de las colonias de camarones. Los capitanes de submarino gratifican con la 'libertad de periscopio', una oportunidad para observar nubes, aves y costas y recordar que el mundo natural todavía sigue ahí.

Una vez conocí a un hombre que me dijo que después de aterrizar en Christchurch, Nueva Zelanda, tras pasar el invierno en una estación científica en el Polo Sur, pasó junto a sus compañeros un par de días simplemente paseando y mirando con deleite flores y árboles. En una ocasión, uno de ellos vio a una mujer con un cochecito. '¡Un bebé!', gritó, y todos corrieron a verlo. La mujer salió huyendo.


No hay un ambiente más estéril y antinatural que el espacio. Astronautas que no estaban antes interesados en la jardinería pasan horas atendiendo invernaderos experimentales. 'Nos encantan', decía el cosmonauta Vladislav Volkov de las pequeñas plantas de lino con las que convivían en la Salyut 1, la primera estación espacial soviética.


En órbita aún es posible mirar por la ventanilla y ver el mundo natural. En una misión a Marte, una vez que los astronautas pierdan de vista la Tierra no verán nada al otro lado de la ventanilla. 'Estarás bañado por una luz solar permanente, así que no verás ninguna estrella', me explicó el astronauta Andy Thomas. 'Todo lo que verás es negro".



Mary Roach