lunes, 2 de junio de 2014

Los libros de autoayuda ¡vaya timo!

El pasado viernes estuve en la Plaza del Castillo de Pamplona, ese magnífico salón de estar de la capital Navarra, donde se está celebrando la XIII Feria del Libro. Hacía pocos días que había terminado de leer Los libros de autoayuda ¡vaya timo!, así que me fijé especialmente en los títulos expuestos. No me sorprendió encontrar que una parte importante de ellos fueran libros de ese género tan de moda desde hace unos años, el de la autoayuda. El autor de este excelente ensayo, Eparquio Delgado, lo comienza sugiriendo al lector a que entre en la librería más cercana, donde casi con total seguridad va a encontrar, entre las novedades, "algunos de esos libros que suelen formar parte del género de autoayuda,  donde autores de todo tipo nos ofrecen sus fórmulas para conseguir la felicidad, el bienestar, la solución a problemas psicológicos o económicos y el desarrollo personal, aunque no sepamos exactamente qué significa esto".
Eparquio analiza exhaustivamente los contenidos de los libros de autoayuda, un cajón de sastre de consejos muy variados, pero que a pesar de ello tienen mucho en común. Y lo que tienen no es nada bueno, nos advierte. Por ejemplo, que no hay pruebas concluyentes de que sean eficaces, a pesar de que mucha gente afirma eso de que "a mí me funciona". En este sentido, su presunta eficacia es pariente de la de las pseudomedicinas, ya que se conjugan fenómenos que van desde el efecto placebo hasta la regresión a la media, pasando por la falsa relación causa-efecto. También como con estas, no es en absoluto recomendable tratar de solucionar un problema, sea afectivo, económico, de salud... -todo lo que nos importa y que puede irnos mal tiene remedio para los gurús de la autoayuda- sin contar con la ayuda de un profesional. Como tampoco es bueno que, entre otras cosas, haga del paciente su propio sanador. Peor aún: a pesar del buen rollito que transmiten, estos libros se apoyan en la premisa de que quien tiene problemas es siempre culpable de ellos. Al fin y al cabo, si la actitud positiva es lo que los soluciona, ¿no es menos cierto que son generados por una mala actitud ante la vida?
Eparquio es psicólogo, pero por encima de todo es un enamorado del pensamiento crítico. Militante en Izquierda Unida, no tuvo ningún reparo en presentar en la X Asamblea General de esta coalición una Resolución de rechazo a la homeopatía y el resto de terapias pseudocientíficas, con el argumento de que la sanidad debe fundamentarse en el método científico y en la evidencia. Este gesto (la resolución fue finalmente aprobada, tras un intenso debate) le hizo merecedor del premio Mario Bohoslavsky 2013, que concede ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, organización a la que el abajo firmante se honra en pertenecer. Aquí aparece después de que se aprobara su resolución; debajo, la ficha de su libro:



Los libros de autoayuda ¡vaya timo!

Eparquio Delgado

Colección ¡Vaya timo!, 22
163 páginas
ISBN: 978-84-92422-69-2

En las mejores librerías y en la página web de Editorial Laetoli.

6 comentarios:

  1. Además Eparquio también es un bloguero muy bueno, lo tengo en marcadores junto a "La Ciencia es Bella"
    Este es el enlace a su blog: http://www.eparquiodelgado.com/
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Además de presentar en la X Asamblea General de Izquierda Unida una resolución de rechazo a la homeopatía y el resto de terapias pseudocientíficas, tampoco se cortó al llamar censor a un gerifaltillo del partido, un mecánico de Zaragoza con suficiente poder para censurar artículos técnicos en Mundo Obrero porque sí.
    Os dejo el enlace donde lo explica: http://www.losproductosnaturales.com/2013/10/ecologismo-y-transgenicos-una-propuesta.html

    ResponderEliminar
  3. Jeje, no hay que esponjarse tanto. Lo que pasa es que los libros de autoayuda son una especie de cuento de caperucita y el lobo modernos. No son precisamente para infantes, pero son para mentes de escaso conocimiento (no por eso tontas ni mucho menos) que necesitan una moraleja que le ponga en funcionamiento las ideas. Si tenemos la capacidad literaria para leer y comprender libros como "Ser y tiempo" obviamente no nos vamos a sorprender mucho con "Caperucita y el Lobo", ni con "El Alquimista" ni tampoco con "Los libros de autoayuda ¡vaya timo!". Seguramente el que comprende esta clase de libros también le parezca perdida de tiempo leer un libro que trata sobre la "estafa" que se da con el genero autoayuda. De hecho seguramente tenga su propia idea al respecto y no quiera gastar dinero para conocer la idea de otra persona. Si vamos al caso, a mayor capacidad, mas estafa parecen los libros mas simples. Pero para el publico adecuado, al que le cambia la vida, no es una estafa, porque le da la idea que no conocía y eso es lo que vale. Todo libro es importante, por mas malo que creamos que sea su contenido. Por lo menos para también saber que clase de libros son "malos" sin necesidad de que nos lo digan en otro libro.

    ResponderEliminar
  4. El problema de los críticos es que pretenden direccionar y unificar las opiniones de un publico muy diverso y amalgamar sus gustos es prácticamente un timo. Hay gente que cree en la ciencia, hay gente que crer en dioses, hay gente que cree em cuentos de hadas, y todos tienen razón. Hay casos em los que la ciencia no ha podido explicar cosas y siempre ahí estará Dios o la magia o la imaginación. Hay que ser mas abiertos y no casarse con una sola cosa.

    ResponderEliminar
  5. Desde el pensamiento científico (Mario Bunge) la psicología es una seudo ciencia. ¿Que tiene de científico el complejo de castración?. Denostar otras disciplinas desde la posición que lo único verdadero es aquello que hago porque tengo el aval de una certificación universitaria, es prácticamente estar del lado de la inquisición (Dios, la universidad, etc). La homeopatía tiene mucho mas investigación científica y efectos comprobables que el psicoanálisis de Freud o Lacan. Tal vez los psicologos se sientan amenazados economicamente por "la autoayuda" ya que muchas personas dejan de ir a los consultorios que han ido durante años y años sin mejoras y solo con el triste horizonte de poder sobrellevar "sus psicosis existenciales" o tal vez las industrias farmaceúticas encuentren una competencia que no querían tener al ver que los medicamentos homeopáticos curan mejor y mas barato que los que ellos producen. Hay psicólogos muy buenos y medicamentos tremendamente necesarios en nuestros días (como el caso de la insulina por nombrar solo uno), pero erigirse como un "cruzado" ante estos temas me parece muy poco productivo para evolución del ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La homeopatía y el psicoanálisis comparten los mismos fundamentos científicos: ninguno en absoluto. Está usted confundiendo psicología y psicoanálisis, que es como confundir medicina y homeopatía. Y por cierto, dígame que´investigación científica tiene la homeopatía. Y más: decir la verdad no es hacer una cruzada.

      Eliminar