jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Quién dijo que el Sistema Anglosajón de Unidades es complicado?

Cuando explico a mis alumnos la adopción del Sistema Internacional de Unidades por parte de la comunidad científica, les recalco que presenta tres grandes ventajas sobre otros sistemas:

- Es universal: se utilizan las mismas unidades en todo el mundo, y siempre tienen el mismo valor.
- Con siete de ellas (básicas) se obtienen todas las demás (derivadas). Así, si la unidad de longitud es el metro y la de tiempo el segundo, no necesitamos inventar una unidad de velocidad; como la velocidad se calcula dividiendo longitud entre tiempo, la unidad es el metro (dividido) por segundo.
- Es de base decimal: para cambiar un dato a múltiplos o submúltiplos es suficiente con deslizar la coma decimal.

El Sistema Anglosajón no parece ser tan cómodo. Por un lado, las unidades se definen de distinta manera en distintos lugares (fijaos en el enlace anterior que incluso los volúmenes se miden distinto en sólidos que en líquidos); por otro, no es decimal. Aunque quizá esto no suponga ningún problema, jeje. En el vídeo, el matemático Matt Parker nos explica las medidas de longitud. Debajo, la traducción de lo que nos interesa (algunas unidades no estarán bien traducidas, pero os amoláis):



"¿Por qué no tomar un grano de cebada como la base de un sistema de medida de una, no sé, hipotética superpotencia industrial?
[...] Tres granos de cebada hacen una pulgada, y doce pulgadas son un pie. Tres pies son una yarda, y 1760 yardas hacen una milla. Si dividimos una milla entre ocho obtenemos un estadio, que equivale a diez cadenas. Un onceavo de cadena es una braza, y quince brazas forman un grillete. Por otro lado cien brazas son un cable, y diez cables una milla náutica que por supuesto es muy diferente de una milla estándar. Tres millas náuticas son una liga pero conviene saber que una milla náutica equivale a 6080 pies. No olvidemos que un tercio de pie es una mano, que a su vez está formada por dos palos. La mitad de un palo es una pulgada, y tres de ellas forman una palma, que dividida entre cuatro es un dígito. Tres dígitos hacen un clavo y cuatro clavos forman un palmo. Dos palmos son un codo y un tercio de codo es un "shatment". Cinco de estos hacen un ritmo. Por supuesto, dos ritmos forman un paso y cuatro pasos son una cuerda. Cinco cuerdas son una "ramsdens" y 50 de ellas forman una milla romana, distinta de la milla estándar. La milla romana tiene exactamente 60 000 pulgadas, mientras que la estándar tiene 63 360 pulgadas. Hablando de pulgadas, si dividimos un centímetro en seis, obtenemos picas, y si dividimos una pica en doce obtenemos un punto. La vigésima parte de un punto es un "twip". Por otro lado seis puntos forman una línea. Por cierto, la línea se define como una semilla de amapola. Si alineas cuatro semillas de amapola obtienes un grano de cebada".
Matt termina concluyendo...
"¡Un sistema de unidades fantásticamente lógico!"
Vosotros, ¿qué opináis?
(Vía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada