lunes, 25 de noviembre de 2013

Las plantas NO fabrican su alimento

No sé quién fue el primer iluminado que dijo aquello de que las plantas fabrican su propio alimento como introducción a la maravilla química de la nutrición autótrofa frente a la heterótrofa, es decir la que se basa en la fotosíntesis frente a la que consiste en comer, en engullir materia orgánica contenida en otros seres vivos, lo que es lo propio de los animales como vosotros que me leéis. La citada frase, que vengo oyendo de distintas fuentes desde mis tiempos de la E.G.B. se ha mantenido lozana hasta nuestros días: al comienzo del tema de nutrición vegetal en 2º de E.S.O. los alumnos respondieron mayoritariamente que fabrican su propio alimento a la cuestión de cuál era la peculiaridad de las plantas en cuanto a su forma de nutrirse. Respuesta bien aprendida desde la etapa de Primaria, sin lugar a dudas. (A mí eso de que fabrican su propio alimento me trae a la mente la idea de que las plantas están haciendo sus guisos en la cocina...)
Cuando la chavalería llega a secundaria se encuentra con que lo del alimento de las plantas ha evolucionado. Ahora las plantas ya no fabrican su propio alimento, sino que lo toman del medio. Mirad si no cómo lo cuenta el texto que manejo en mis clases:


"Toman del medio las sustancias que constituyen su alimento". Es decir, las plantas se alimentan o, dicho de otra manera, comen. Pues no. Para su nutrición las plantas toman sustancias inorgánicas del medio exterior: agua, dióxido de carbono y sales minerales (y también oxígeno, para la respiración). Pero eso no son alimentos; los alimentos son lo que ingieren los animales, los alimentos son paquetes de moléculas orgánicas contenidas en seres vivos.
Atentos ahora a esta otra desbarrada:


Si antes os decía que alimento es lo que se come, es decir moléculas orgánicas contenidas en otros seres vivos, entonces la transformación de los alimentos en nutrientes no es la fotosíntesis; a la transformación de alimentos en nutrientes le llama digestión.
Me explico: tanto la digestión como la fotosíntesis tienen el mismo objetivo: la obtención de nutrientes. Los nutrientes son moléculas orgánicas pequeñas imprescindibles para que el individuo (sea planta, animal o de cualquier otro reino) ensamble las moléculas orgánicas grandes con las que fabricar sus estructuras y llevar a cabo las reacciones químicas de su metabolismo. Entre los nutrientes se encuentra la glucosa, que se utiliza mayoritariamente para respirarla con la ayuda del oxígeno y de esa manera obtener la energía necesaria para las células.
Los animales somos "ladrones" de materia orgánica. Alimentarse no es otra cosa que robar a otro ser vivo moléculas orgánicas complejas (sus proteínas, entre otras) para trocearlas (digerirlas) obteniendo los nutrientes que hay en ellas (en el caso de las proteínas, los aminoácidos que las constituyen). Modificando y ensamblando estos nutrientes fabricamos nuestras propias moléculas orgánicas complejas. Para que se me entienda mejor, y simplificando: cuando coméis pollo ingerís, entre otras cosas, proteínas de pollo. Al digerirlas obtenéis sus aminoácidos (la materia prima con la que se fabrican las proteínas de todos los seres vivos), para con ellos fabricar las proteínas humanas que funcionan correctamente en vuestro organismo. La digestión es propia de animales.
Las plantas fabrican sus propios nutrientes (recordad: moléculas orgánicas pequeñas) a partir de moléculas inorgánicas todavía más pequeñas: agua, dióxido de carbono y sales minerales. La fotosíntesis es la etapa inicial del proceso, en la que se fabrica glucosa. Posteriormente se fabrican todas las sustancias que necesita la planta: proteínas, lípidos, ácidos nucleicos, etc. La fotosíntesis es propia de plantas.
Si los animales robamos materia orgánica es porque no sabemos fabricarla. Las plantas, por el contrario, transforman sustancias abundantes en nuestro planeta (que estarían ahí aunque no hubiera ni un ser vivo) en vida. Hace no mucho tiempo todos los átomos de nuestro cuerpo formaban parte del agua, del dióxido de carbono y de algunas sales minerales (y ahí volverán antes o después, sin duda). Si ahora estamos aquí es gracias a la fotosíntesis, la reacción química que crea vida alimentada mediante la energía de la luz del Sol. Sin duda, la reacción más importante de la vida.
¿Ha quedado claro? Mediante la fotosíntesis las plantas no fabrican su alimento. Ni siquiera existe nada parecido al alimento de las plantas.

Si te parece que la entrada tiene interés, puedes darle visibilidad dándole un voto en Menéame.

4 comentarios:

  1. ¿Y qué me dices del mito de que el cielo es azul porque refleja el agua del mar?, ¿o aquella extraña explicación, rodeada siempre de mucho misterio, de que la Luna refleja la luz del Sol?... ¿no sería más fácil decir simplemente que la vemos porque el Sol la ilumina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del cielo no lo había oído, lo del reflejo de la luna es otro clásico. Los libros de texto están plagados de errores y de pecadillos. Alguno más comentaré por aquí.

      Eliminar
  2. sí, el sol la ilumina, pero la vemos porque refleja la luz que le llega no? Y si fuera transparente y no la reflejara, la veríamos?

    ResponderEliminar
  3. lacienciaesbella: "..los alimentos son paquetes de moléculas orgánicas contenidas en seres vivos."
    RAE 2. m. Cada una de las sustancias que un ser vivo toma o recibe para su nutrición.

    Si andamos cambiando definiciones, al final podremos demostrar que todo el mundo está equivocado.

    ResponderEliminar