miércoles, 10 de abril de 2013

La paradoja de la sombra

Hay dos principios sobre las sombras:

1.- Las sombras no atraviesan objetos opacos. Tu sombra puede caer en un muro pero no puede atravesarlo.
2.- Para que un cuerpo haga sombra, la luz debe caer sobre él. Si estás en la sombra, no tienes sombra.

De acuerdo, ¿verdad?
Entonces supón que el sol está detrás de ti y hay una mariposa revoloteando delante de ti, como en la figura:


La sombra bajo la mariposa (indicada con ?) no está producida por ti (principio 1) pero tampoco está producida por la mariposa (principio 2). ¿Quién produce la sombra?

Según el filósofo Robert M. Martin, "los principios sobre las sombras no son inconsistentes, pero son empíricamente inadecuados, hay fenómenos que no encajan", lo que no sé si aclara mucho la situación...
(Vía)

16 comentarios:

  1. A no ser que Martin diga algo más, efectivamente no aclara nada. A mi modo de ver hay bastante imprecisión en los dos principios de la sombra. No sé a qué estamos llamando "la sombra de un cuerpo" ni qué significa eso de que una sombra pueda o no atravesar un muro.

    Lo que sí sé que significa es el hecho de que un cuerpo impida pasar a través de sí un haz de fotones. En el ejemplo es el pensador el que impide pasar a los provenientes del sol. No hay más. Ahora atribuye arbitrariamente zonas no iluminadas a diversos objetos. Lo que nos dice el ejemplo es que los dos principios de las sombras no son una buena manera de atribuirlas, en el sentido que no dejan bien definida la cuestión (a la espera de definir bien lo dicho al principio).

    ResponderEliminar
  2. Creo que es más un problema de planteamiento engañoso, como uno de esos "trucos lógicos" con los triángulos, por lo que realmente no hay tal problema: no debería considerarse la sombra como "algo" a tener en cuenta, sino que el objeto a considerar debería ser la luz y su ausencia: si hay ausencia de fotones bajo la estatua del ejemplo, da igual cuantos nuevos objetos (mariposa) se coloquen en esa zona de sombra, seguirá sin haber fotones. :)

    ResponderEliminar
  3. Con todos los respetos por el señor Martin, cuyo trabajo no conozco, me parece una soberana gilipollez todo esto. Me remito al comentario de Raúl: la "sombra" es un concepto, no existe físicamente, es la ausencia de algo que sí tiene presencia física. Así que no tiene sentido el primer principio.

    A no ser que esto simplemente sea un juego para niños del tipo "En un árbol hay 100 pájaros y mato uno de un disparo, ¿cuántos quedan?". Entonces sí, muy chulo y tal.

    ResponderEliminar
  4. Sí, yo también creo que van por ahí los tiros... la sombra como ausencia de luz, como el vacío es ausencia de materia. Pero como buen paradoja causa una buena sorpresa inicial.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, parece ser que el vacío es algo más que ausencia de materia... pero no la liemos, no vayamos a invocar a Francis y compañía y nos vuelvan el cerebro carbonilla. xD

    ResponderEliminar
  6. La ciencia es bella, pero esto no es ciencia.

    ResponderEliminar
  7. Creo que la explicación es bastante más sencilla: el cielo también dispersa algo de luz, y es esa luz de los alrededores la que produce sombra.
    Si sólo el sol iluminase, las sombras serían totalmente negras y no podríamos ver nada que estuviese bajo una sombra.

    ResponderEliminar
  8. En todo caso falta un principio cero: "En la obscuridad no hay sombras"

    La mariposa no esta generando sombra, simplemente esta en la obscuridad (obviando, por supuesto, otras fuentes de luz, refracciones, reflejos, difracciones)

    ResponderEliminar
  9. por eso creo que la filosofia es una pseudociencia... y todo esto son pajas mentales...

    ResponderEliminar
  10. "¿Quien produce la sombra?"
    ¿El último que se quite?

    Bromas aparte, coincido con lo dicho en los comentarios.

    En el enunciado se parte de una definición positiva para la sombra, mientras que su definición debería ser negativa, como ausencia de luz, igual que no es lo mismo definir a los ateos como "creyentes en la no existencia de dioses" que como "no creyentes en la existencia de dioses".

    ResponderEliminar
  11. "El pensador" es una fuente de luz (reflejada)por lo que es totalmente consistente el que la mariposa proyecte también su sombra, no por la luz del sol (que no le incide) sino por la de la estatua de marmol....

    ResponderEliminar
  12. El problema es el primer principio que es totalmente incoherente. La sombra se produce porque la luz no puede atravesar objetos opacos, y se afirma que la sombra tampoco puede atravesar objetos opacos. ¿Entonces qué hay detrás de los objetos opacos que no es luz ni sombra? Es un sinsentido porque a la sombra se le otorgan características que van en contra de su significado (Como definir sequía como ausencia de agua y que la sequía puede mojar).
    Por el contrario, el segundo principio es lógico y suficiente: "Para que un cuerpo haga sombra, la luz debe caer sobre él", por lo que en caso contrario no produce sombra alguna. Por lo tanto, a la pregunta ¿Quién produce la sombra en la imagen? La respuesta es el pensador.

    ResponderEliminar
  13. El Pensador piensa...

    "veo en una sombra
    la silueta de mi sombra,
    patrón de la silueta
    que toca sostener
    esta parte de vida"


    nada mas...

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Realmente debajo de la mariposa no hay sombra... solo oscuridad. No debemos confundir el conjunto con el subconjunto. Toda sombra es oscuridad pero no toda oscuridad es sombra.

    ResponderEliminar