miércoles, 28 de abril de 2010

La homeopatía ¡vaya timo!

No hace todavía tres meses que nació este blog pero, para quien lo haya seguido aunque sea esporádicamente, no se le habrá pasado por alto que soy un enemigo declarado de la homeopatía: la he atacado una, dos y hasta tres veces. Qué queréis que os diga, me parece intolerable que médicos y farmacéuticos, formados en disciplinas científicas, engañen a grandes sectores de la población sabiendo perfectamente que la homeopatía ni tiene fundamento alguno ni tiene la más mínima actividad terapéutica, efecto placebo aparte.
Pero no es el momento de explicar qué es y qué no es la homeopatía, sino de compartir con vosotros una muy buena noticia para la racionalidad. Se trata de que en muy pocos días va a llegar a las librerías el último título de la colección ¡vaya timo!, de la pamplonesa Editorial Laetoli. Se trata, es obvio, de La homeopatía ¡vaya timo!



Os pongo la nota que he recibido del editor:

NOVEDAD 2010
La homeopatía ¡vaya timo!
Víctor-Javier Sanz
176 páginas
PVP: 16,00 euros
Colección ¡Vaya timo!, 12
ISBN: 978842422180

«La colección más crítica» (Muy Interesante)
«Una invitación a reflexionar» (El País, Babelia)

La homeopatía, fundada por el médico alemán Samuel Hahnemann en el siglo XVIII, no es una medicina científica, y las teorías que propone son pseudocientíficas en un grado delirante. Por otro lado, en los ensayos clínicos su efectividad es similar al agua bendita. La homeopatía es la reina de las pseudociencias: magia en estado puro. Creer en ella es como creer que el Sol gira alrededor de la Tierra. Que este timo se venda en las farmacias y sea administrada por médicos colegiados en pleno siglo XXI es realmente un escándalo. Más aún, según el autor, los médicos que deseen ejercerla deberían renunciar a su título de licenciados en Medicina. Víctor-Javier Sanz (Bilbao, 1950) es médico especialista en Cardiología, Medicina Familiar y Comunitaria, y Diplomado de Sanidad. Ha sido vicepresidente de SAPC y es autor de múltiples artículos en La Alternativa Racional y revistas médicas, así como de varias monografías sobre pseudomedicinas. Su verdadero interés es la crítica del pensamiento médico, tanto el que hace referencia a las mal llamadas «medicinas alternativas y complementarias» como a las exageraciones de la medicina basada en la evidencia, la medicina preventiva o el denominado modelo biopsicosocial. Desde hace mas de 30 años desarrolla su carrera profesional en Aranda de Duero (Burgos), lo cual explica que sus diluciones preferidas no sean las homeopáticas sino las procedentes de las ricas uvas de la Ribera del Duero.

«Vivimos rodeados de supercherías que se repiten y venden como ciertas. Algunas llegan a alcanzar notoriedad gracias a los medios de comunicación, que nos transmiten misterios aparentemente sobrenaturales o afirmaciones pseudocientíficas sin establecer antes un mínimo criterio de veracidad. Así, astrólogos, homeópatas, creacionistas, tarotistas, curanderos y muchos otros timadores parecen disfrutar de completa impunidad para vendernos sus productos. En la más reivindicadora tradición ilustrada, esta colección de libros se dirige a ese crédulo que llevamos dentro y nos muestra por qué los ovnis, la sábana santa, el feng shui, la astrología y otras modas son verdaderos timos: creencias falsas, vanas ilusiones que nos quitan tiempo y dinero (y a veces la salud). En esta colección el lector encontrará argumentos contundentes —y a la vez sabrosos— para pensar críticamente. En definitiva, para pensar: la herramienta más útil que tenemos para librarnos de los timos» (Javier Armentia)

COLECCIÓN ¡VAYA TIMO!
Dirigida por Javier Armentia
Editada en colaboración con la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.
http://www.escepticos.es/

16 comentarios:

  1. Sólo con que sea la mitad de bueno que los que he leido del resto de la colección, será un gran libro. Intentaré hacerme con él.

    ResponderEliminar
  2. Me parece fantástico que nos recomiendes este libro: cualquier arma es necesaria en estos tiempos de absoluta irracionalidad y esotéricas creencias.

    Gracias y un saludo,
    Gara.

    ResponderEliminar
  3. es solo la opinion de una persona que no ha tenido la necesidad de utilizar los recursos terapeuticos de esta ciencia que los brinda desde hace tres siglos, aun asi esperamos los homeopatas en nuestra consulta poder ayudarle cuando a bien tenga visitarnos.

    ResponderEliminar
  4. Warz1956, no confundamos: la verdad no es opinable (no es una opinión que dos y dos son cuatro); que la homeopatía es un timo está empíricamente demostrado. Así que menos lobos: ¿ciencia con tres siglos de antigüedad, cuando se pasa el método científico por el forro y en tres siglos no ha tenido ningún avance? ¿recursos terapéuticos cuando jamás ha logrado mejorar los efectos de un placebo? Mire usted: léase el libro y, si tiene razón, le resultará muy fácil escribir sobre todas las mentiras que encuentre en él, y luego publíquelo. Como dice Randi: hágalo o cállese. Mejor, homeópatas todos: demuestren que la homeopatía funciona o retírense.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. @Carlos Chordá:
    Contundente y firme, me ha gustado, se puede decir mas alto pero no mas claro ;)

    ResponderEliminar
  6. Carlos, en estas ocasiones me gustaría tener sombrero. Para quitármelo.

    ResponderEliminar
  7. HOMBRES DE POCA FE. ¿ACASO NO HABEIS VISTO JAMAS LA CURA QUE LA HOMEOPATIA LOGRA?
    ASUMO QUE LA FISICA CUANTICA TAMPOCO EXISTE PARA USTEDES SOLO LA TRADICIONAL.
    POBRES Y NEFASTOS RETROGRADAS. SOIS UNOS VERDADEROS CAVERNICOLAS QUE NO PUEDEN VER MÁS ALLÁ DE SU PROPIA NARIZ.

    ResponderEliminar
  8. me olvidaba.

    SUPONGO QUE TAMPOCO CREEN EN EL ESPÍRITU NI EN DIOS NI EN NADA.
    POBRES QUE DE SEGURO PENSARAN QUE CUANDO MUERAN SE QUEDARAN ENTERRADOS CON TODO Y SUS POBRES CEREBROS EN EL HOYO DONDE LOS ECHEN.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que siempre han existido los curanderos y siempre los "curados". No se puede negar que hay casos donde la homeopatia funciona, aunque ni ellos mismos, ni curanderos ni curados, sepan a que diablos se debe. Lo peor: aprovecharse de la supercheria para ganar dinero a costa de pobres ignorantes credulos sin fin. Lo ignominoso : que curanderos vocacionales hayan estudiado una carrera como la nuestra solo significa que la estupidez se puede suplir empollando como un loro y sin aplicar la razon cientifica.
    Seran imbeciles...!!!

    ResponderEliminar
  10. Eso, que no nos engañen con el timo de la Homeopatía, que nos receten medicamentos avalados por la Ciencia, como la TALIDOMIDA (Contergan), que esos sí que curan.

    ResponderEliminar
  11. Lo malo es que a los 10.000 niños que nacieron con deformaciones nadie los ha podido curar. Pero la Ciencia es bella. que duda cabe y las multinacionales del medicamento no tendrán dificultades en mantener sus imperios Urbi et Orbi, con la inestimable ayuda de los hiperracionalistas y cientifistas.

    ResponderEliminar
  12. yo prefiero la mariguana...

    no encerio que desperdisio del papel.

    ResponderEliminar
  13. Contestando a Augustina (aunque a estas alturas ya no creo que lo lea), la talidomida se comercializó antes de que empezara la medicina basada en la evidencia, promovida por la fundación Cochrane entre otras. Hasta los años 50 la medicina se parecía casi más a la homeopatía que a la medicina actual.

    De hecho el caso de la talidomida fue el detonante de no aceptar nada que no haya demostrado resultados.

    ResponderEliminar
  14. hay que tomar las cosas de quien vienen ya que cada uno defiende su posicion los medicos sus estudios de medicina los homeopatas la homeopatia los chinos la acupuntura lo que si es bien sabido es que la medicina occidental solo se dedica a prolongar la enfermedad cuando la medicina oriental se dedica a herradicarla eso nadi lo va a cambiar reto a los del libro a que demuestren con hechos que verdadramente la medicina occidental es 100% segura sin daños colaterales por algo ellos mismos acuden a la medicina alternativa y a la medicina oriental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la medicina occidental se dedica a prolongar la enfermedad es la gilipollez más grande que he escuchado en mucho tiempo. Hay tratamientos paliativos y hay tratamientos curativos. Y si el tratamiento cura, cura de verdad, no en la imaginación del paciente.

      Eliminar